miércoles, 18 de enero de 2017

El último vuelo



Para todos existe un final, sin excepciones. Es algo tan natural como la vida misma. A lo largo de los años de campeo se suceden algunas observaciones que se corresponden con ejemplares encontrados muertos.

Por supuesto, el localizar un ave anillada muerta proporciona una información valiosa para los investigadores. Se obtienen datos sobre la duración de la vida (lo comenté en la entrada titulada “La longevidad de la avoceta”), tasas de mortalidad, supervivencia en diferentes períodos de edades, causas de mortalidad, etc. Existen tantas posibilidades como cuestiones se puedan plantear.

Detalle de las anillas plásticas de lectura a distancia y la anilla metálica.

En los arrozales se forman grandes dormideros comunales de láridos, principalmente formados por gaviota sombría y gaviota reidora. Estos dormideros pueden estar integrados por miles de aves, algunas veces por decenas de miles. Con tal concentración no es raro localizar ejemplares muertos en estas zonas.

El otoño pasado localizaba en uno de estos dormideros de Isla Menor (Sevilla), una gaviota sombría (Larus fuscus) que portaba anillas plásticas de lectura a distancia. En la tibia derecha poseyó una anilla azul con los dígitos blancos “J.G” y en la tibia izquierda una anilla negra sin inscripciones. La anilla metálica oficial tenía remite holandés “Vogeltrekstation Arnhem-Holland”.


Esta codificación de anillas es utilizada por Roland-Jan Buijs, que me envió el historial vital del ejemplar. Se trataba de un macho adulto anillado en Yangtzehaven, en mayo de 2014. Todas las observaciones posteriores, excepto la última, se realizaron en las inmediaciones de la localidad de anillamiento. Su último gran vuelo le llevó a 1830 kilómetros de su colonia en Holanda.


miércoles, 11 de enero de 2017

Seis punto euro

"Seis punto euro" alzando el vuelo sobre los vestigios del Brazo del Este, antiguo cauce del Guadalquivir.

Después de las vacaciones navideñas disfrutadas en Galicia, regreso con los “Miércoles de las recuperaciones”. Feliz año 2017 a tod@s!.

Comienzo con la observación de un Águila pescadora (Pandion haliaetusde origen francés, “6.€”. Anillada por el grupo de Rolf Wahl en el bosque de Orleans el 21 de junio de 2016. Rolf me comenta que en el nido había dos ejemplares, “6.€” se consideró que era una hembra por su dimorfismo sexual en tamaño, con un peso de 1860 gramos. Su hermano, probablemente un macho, pesó 1630 gramos y se le colocó la anilla plástica naranja “6.£”. Podemos ver a ambos ejemplares en la fotografía que Rolf me envía del día del anillamiento en Ouzouer sur Loire.

"Seis punto euro" con su hermano "seis punto libra" en la mesa de operaciones de Rolf Wahl. Fotografía: Rolf Wahl.

La información obtenida en el campo indica que nuestro protagonista de hoy inició su migración el 21 de agosto, posteriormente fue fotografiado cerca del puente sobre el río Loira en Sully sur Loire. Se le pierde la pista hasta mi observación en el Brazo del Este (Sevilla) el pasado 4 de noviembre.


(Última observación de “6.€” en el Brazo del Este: 25/11/2016).

Más información:

http://rowahl-pan-hal.pagesperso-orange.fr/indexanglais.htm


miércoles, 14 de diciembre de 2016

Focha moruna con collar


Hoy os comento la observación de una focha moruna (Fulica cristata) con collar blanco e inscripción 2WM que observé el pasado mes de noviembre en Isla Mayor (Sevilla). La observación no destaca por su desplazamiento (30 kilómetros separan la localidad de anillamiento y el lugar de observación), tampoco destaca por la longevidad del ave (nació en la primavera de 2015). Más bien, destaca por la especie, que está catalogada como “en peligro de extinción” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas (1) y en el Catálogo Andaluz de Especies Amenazadas (2). Y aunque posea decenas de registros de fochas morunas con collar de lectura a distancia siempre es una satisfacción personal saber que estoy contribuyendo, aunque sea un poco, en la conservación de esta especie tan emblemática.

La focha moruna "2WM" acompañada de una focha común (abajo, en la imagen) y 2 fochas morunas (parte superior de la fotografía).

Las principales causas del declive de la población de focha moruna han sido la pérdida de hábitats, y la caza por confusión con la especie focha común (Fulica atra). Esta última causa justifica, en parte, la utilización de los collares de color blanco, que además de servir para su seguimiento a distancia, también cumple una función “protectora” para que los cazadores no abatan a las fochas morunas al confundirlas con focha común.

Las observaciones de ejemplares anillados de especies amenazadas siempre son de gran interés científico, pues resulta un método eficiente de seguimiento de poblaciones. Si se tiene como objetivo la conservación de las aves, es básico conocer cómo y por qué cambian las poblaciones en el tiempo y el espacio. Es fácil de entender que el seguimiento de las poblaciones resulta esencial para poder identificar los problemas de conservación a los que se enfrentan y así poder actuar con medidas de gestión adecuadas. La Directiva Aves de la Comunidad Europea, obliga a los Estados miembros a realizar seguimientos de las poblaciones de aves, es más, en el Anexo V se indica que se debe utilizar el anillamiento científico para realizar el seguimiento (3).


También es interesante mencionar que “2WM” es parte del reforzamiento de la población silvestre mediante el Programa de Cría en Cautividad de la especie, desarrollado en la Reserva Natural Concertada “Cañada de los Pájaros” y que es parte del Programa de Conservación Andaluz de la focha moruna.

Referencias: