viernes, 11 de octubre de 2019

Cerceta pardilla W(6F)


Vuelvo a la actividad con las recientes observaciones de cercetas pardillas (Marmaronetta angustirostris) con anillas plásticas en las marismas del Guadalquivir. Esta especie en franca regresión por la pérdida de su hábitat y la caza furtiva es una de las anátidas más amenazadas de Iberia. Tal es el peligro de desaparición en estado salvaje que está considerada como especie en "peligro de extinción" en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas (1) y en Catálogo Andaluz de Especies Amenazadas (2). 

Especie adaptada a las fluctuaciones en la disponibilidad de agua en los humedales mediterráneos, realiza movimiento nomádicos en busca de condiciones ambientales óptimas. También se considera a la cerceta pardilla una especie parcialmente migratoria, con desplazamientos dirección sur durante la estación invernal. 

Como curiosidad indicar que entre las aves anilladas en Doñana como pollos, una se recuperó en la Albufera de Valencia. Otra ave soltada de cautividad en Doñana fue observada en El Hondo (3). Las cercetas pardillas anilladas en España se han recuperado en Marruecos (nº=5), Argelia (nº=3), Francia (nº=1) e Italia (nº=1) (Anónimo, 2016).

Tabla con los 8 registros de cerceta pardilla realizados en los 2 últimos meses en las marismas del Guadalquivir.

En total, unos 8 registros de cercetas pardillas en apenas 2 meses, con 5 lecturas de ejemplares anillados realizadas el 3 de octubre en el Paraje Natural Brazo del Este. 

Cerceta pardilla con anilla plástica W(6F) en el Parque Natural de Doñana.

Destacable es la observación del ejemplar con anilla plástica blanca e inscripción 6F que observé el pasado mes de septiembre en el Parque Natural de Doñana y que después de 6 semanas se dejaba observar a unos 23 kilómetros al norte, en uno de los meandros abandonados del Brazo del Este del río Guadalquivir. En ambas ocasiones estaba acompañado de otros congéneres, en su mayoría machos, en buen estado y descansando tras una actividad nocturna. Estos registros están en la línea de los estudios que indican la gran movilidad de esta especie para adaptarse a los cambios ambientales en su hábitat. Esta ave fue anillada como macho joven en la Cañada de los Pájaros en febrero de 2018 por el grupo ZAMALLA.

Infografía con el desplazamiento de la cerceta pardilla W(6F).

Las observaciones de ejemplares anillados de especies amenazadas siempre son de gran interés científico, pues resulta un método eficaz de seguimiento de poblaciones. Si se tiene como objetivo la conservación de las aves, es básico conocer cómo y por qué cambian las poblaciones en el tiempo y el espacio. Es fácil de entender que el seguimiento de las poblaciones resulta esencial para poder identificar los problemas de conservación a los que se enfrentan y así poder actuar con medidas de gestión adecuadas. La Directiva Aves de la Comunidad Europea, obliga a los Estados miembros a realizar seguimientos de las poblaciones de aves, es más, en el Anexo V se indica que se debe utilizar el anillamiento científico para realizar el seguimiento (4). 

Bando de 65 ejemplares de cerceta pardilla descansando en el Brazo del Este (Sevilla).

También es interesante mencionar que “6F” es parte del reforzamiento de la población silvestre establecido en el Programa de Cría en Cautividad de la especie, desarrollado en la Reserva Natural Concertada “Cañada de los Pájaros” y que es parte del Programa de Conservación Andaluz de la cerceta pardilla

Referencias:

(1) Catálogo Nacional de Especies Amenazadas (Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero).

(2) Catálogo Andaluz de Especies Amenazadas (Decreto 23/2012, de 14 de febrero).

(3) Green, A. J. (2016). Cerceta pardilla – Marmaronetta angustirostris. En: Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Salvador, A., Morales, M. B. (Eds.). Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid. http://www.vertebradosibericos.org

(4) Directiva Aves.

NOTA: Observaciones de campo registradas a través de la plataforma Observation.org.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Gavión atlántico de Normandía


Durante las pasadas vacaciones estivales en Galicia observé en la playa de Valieiros (Parque Natural Complexo dunar de Corrubedo e lagoas de Carregal e Vixán) un gavión atlántico (Larus marinus) con anilla plástica verde, inscripción en blanco “N71”. Estaba descansando en la arena junto a otros 3 congéneres, todos adultos (cita: https://observation.org/waarneming/view/143968320). 

El ejemplar fue anillado como pollo en junio de 2013 por Fabrice Gallien, del Groupe Ornithologique Normand. El lugar, la colonia de Chausey, Granville, Normandía. 

En octubre de 2013 visitó por primera vez la costa gallega, fue observado en Valdoviño (A Coruña) por Antonio Gutiérrez.


En el mes de diciembre parece que N71 realizó un desplazamiento más al sur hasta llegar a Porto do Son (A Coruña). Allí se quedó durante todo el invierno, hasta finales de febrero de 2014. Lo sabemos gracias al espectacular seguimiento realizado por Juan Cabeza, con 12 observaciones realizadas en un período de tres meses (desde diciembre hasta febrero). 

No existen observaciones hasta agosto de 2014 cuando Juan vuelve a localizarlo en Porto do Son. Durante su segundo inverno de vida vuelve a escoger esta zona para establecerse temporalmente desde agosto de 2014 hasta marzo de 2015. Aunque parece que realiza una pequeña visita en noviembre de 2014 a tierras francesas, más concretamente a la isla de Yeu en Vendée.


En agosto de 2015 fue observada por Romain Beaubert en la isla de Saint-Clément-des-Baleines, a unos 80 kilómetros al sur de Yeu. En octubre aún permanece en la zona, observada por Michel Fouquet y André Barzic en Les Sables d’Olonne. 

Por último, existen dos observaciones anteriores a la mía realizadas en Galicia. Una en diciembre de 2015 en Porto do Son (Juan Cabeza) y otra en Ribeira en febrero de 2016 (Antonio Gutiérrez).


miércoles, 10 de mayo de 2017

La longevidad de la espátula


La primera semana del mes de abril pasado en una visita al Paraje Natural Marismas del Odiel observé dos espátulas (Platalea leucorodia) que portaban anilla plástica, uno de los ejemplares identificado como "AC1" resultó tener una edad de 29 años. 

Efectivamente 29 añitos recién cumplidos. Este ejemplar fue anillado en las marismas del Odiel el 25 de marzo de 1988 cuando aún era un pollo incapaz de volar. 


El historial de AC1 muestra 8 registros posteriores a su anillamiento, la primera observación se produce casi nueve años después y en la misma localidad (febrero de 1997). Posteriormente fue observada en mayo de 2006 en la Reserva Natural de la isla de Enmedio.


Las últimas observaciones son recientes, desde abril de 2015 a la última en abril de 2017, todas en las marismas del Odiel.

El naturalista José Barrueso nos cuenta en su blog la historia de la espátula "RJP", anillada el mismo día y en el mismo lugar que la protagonista de esta historia. Os dejo el enlace a su entrada:

https://depaseoporlanaturaleza.blogspot.com.es/2017/09/una-espatula-de-29-anos-mi-cara-de.html

NOTA: Actualizado en septiembre de 2017.